About Us
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipi Suspendisse ultrices hendrerit nunc vitae vel a sodales. Ac lectus vel risus suscipit venenatis. Morbi dignissim mi non dui phaedrum ullamcorper.

Hirtenstraße 19, 10178 Berlin, Germany

+49 30 24041420

ouroffice@any.com

Follow Us
Síguenos en las redes




Queremos conocer tu idea
Búsqueda semántica

SEO Semántico o cómo hacer SEO para humanos

[:es]

Escuchar que el SEO está muerto es una muy atrevida afirmación que me hace sonreír por lo bajini en modo incógnito como pensando para mí mismo: ¡verás el susto que te vas a llevar cuando lo veas caminando!

Y es que algo que está en constante cambio y evolución no puede estar más vivo. Con los nuevos dispositivos, sistemas de búsqueda, reconocimientos de voz, asistentes personales, SIRIs, Cortanas, GoogleNow y demás, la búsqueda deriva en algo más humano, más personal. Ya no es sólo teclear en una pantalla como un robot “restaurante italiano madrid”, ahora también demandamos “quiero cenar pizza en Madrid”, es decir, buscamos de forma más semántica.

Pero, ¿qué es la búsqueda semántica? Bueno, pues para empezar, conviene aclarar que la semántica es la parte de la lingüística que estudia el significado de las expresiones, o sea, la interpretación de signos lingüísticos. De este modo, la búsqueda semántica trata de ir más allá del significante y aproximarse al significado.

La semántica estudia el significado de lo que se dice

 

Por tanto, la búsqueda semántica busca mejorar la precisión de búsqueda mediante la comprensión de la intención del usuario y el significado contextual de los términos que aparecen en la búsqueda.

Esto quiere decir que las palabras dejan de ser simplemente palabras para convertirse en conceptos (con una serie de connotaciones que le dan un sentido concreto) y aquí es donde entra en juego la desambiguación y el quid de toda esta cuestión. Para un humano es relativamente sencillo interpretar la frase «¡la leche, qué listo eres!» dependiendo del entorno, situación y contexto, pero para un robot (buscador) ya no lo es tanto: ¿me está alabando?, ¿me está insultando?, ¿me indica que sí o me comenta que no?, ¿tiene hambre?, ¿sed?, ¿qué me ha querido decir?…

Debido principalmente al gran número de sinónimos y palabras polisémicas que contiene un lenguaje, cobra especial importancia la aplicación de sistemas de búsqueda semántica en los motores de búsqueda. Muy grosso modo, este proceso de búsqueda semántica se divide básicamente en los siguientes aspectos:

  1. Interpretar la pregunta del usuario extrayendo los conceptos más relevantes de la frase.
  2. Utilizar este grupo de conceptos para crear una consulta y utilizarla contra la ontología (definición formal de tipos, propiedades, y relaciones entre entidades) del sistema.
  3. Presentar los resultados al usuario.

Para ejecutar este tratamiento, un buscador —Google, por ejemplo— tiene que comprender dos conceptos fundamentales: intención y contexto. Para ello se utiliza un método llamado Indexación Semántica Latente (ISL), cuya característica fundamental es su habilidad para extraer el contenido conceptual de un documento, estableciendo asociaciones entre aquellos términos que ocurran en contextos similares, es decir, identificar las relaciones entre los términos contenidos en un documento.

Además, desde hace ya tiempo y cada vez más insistentemente, Google ha ido ofreciendo alicientes a los creadores de páginas web para añadir un title, una descripción, encabezados, mucho texto, formato, etc. para posicionar mejor y, de paso, ir “aprendiendo” sobre qué es exactamente de lo que se habla en la web.

Proyectos conjuntos de Google con Bing y Yahoo! como Schema.org (donde también se unió Yandex), pretenden añadir etiquetas en las páginas con el fin de ayudar a los motores de búsqueda a comprender mejor los sitios web, esto es, un código capaz de dotar de semántica al HTML.

Así, el buscador es cada vez es más “sabio”, más “humano” y más “semántico” porque con estos datos que le entregamos conscientemente (y otros quizá no tan conscientemente) es capaz de asimilar y comprender. ¿Que qué datos que le entregamos de forma no consciente? Hay muchos más de los que te piensas: Historial de búsquedas (global y del usuario), ubicación del usuario, léxico, ortografía, sinónimos, variaciones…

Siempre que hacemos una búsqueda, paginamos o no, clicamos o no, buscamos de nuevo o no… el buscador lo registra, estudia y aprende para mejorar la siguiente vez que se encuentre ante esa petición y saber así cómo actuar para ofrecer un mejor resultado: más pertinente, más eficaz y más “humano”. “Los buscadores no son lo que piensa la gente, sino cómo piensa la gente: impulso y respuesta”. (A propósito, si os ha gustado esta cita, os recomiendo una fantástica e intrigante película de Alex Garland estrenada hace apenas un año: «Ex Machina»).

Entonces, ¿cómo hago SEO semántico? Pues fácil, siendo más natural. Mas humano. Nos repiten hasta la saciedad que Google da cada vez más importancia al contenido natural, de calidad y enriquecido. Pensando y anticipándose a las preguntas de los usuarios para dar respuesta a lo que se busca en la web. Escribiendo bien y fluido, con variaciones en sinónimos, plurales, conjugaciones, adjetivos, términos relacionados, etc. Con lógica y siempre enfocado al usuario. Quédate con dos conceptos:

  • Co-ocurrencia: relación de proximidad de dos o más términos en una unidad de texto.
  • Co-citación: cuando un contenido hace una referencia a un segundo y a un tercero, estos dos últimos están relacionados entre ellos y, además, con el primero.

Con todo esto, y ya para ir finalizando, es evidente que los actuales motores de búsqueda encabezados por Google, aún no han hecho más que arañar la superficie de este vasto campo de la búsqueda semántica, pero también es verdad que un arañazo si es lo suficientemente profundo deja cicatriz, y son muchos y variados los esfuerzos que se están poniendo en este sentido. Así, las ventajas y posibilidades de esta nueva generación de motores de búsqueda son innumerables y apasionantes.

Os dejo con un vídeo explicativo de la web semántica y sus aplicaciones realizado por Metaweb (por cierto, ya adquirida por Google en 2010).

https://www.youtube.com/watch?v=UJ6uM3RwVh0

¿A que mola? 😉

[:en]Hearing that SEO is dead is a statement that makes me smile thinking that you’ll be in shock when you see him walking!
It is something that is in constant change and its evolution can not be more alive. With the new devices, searching systems, voice recognition, personal assistants, SIRIs, Cortanas, GoogleNow and more, search results in something more human and more personal. It’s not just typing on a screen like a robot “Italian restaurant madrid” now we also demand “I want pizza dinner in Madrid”, we seek more semantic form.
But what is the semantic search? Well, it should be clarified that semantics is the part of linguistics that studies the meaning of the expressions so is the interpretation of linguistic signs. Thus, semantic is trying to go beyond the significant meaning and approach.
Semantics studies the meaning of what is said
Therefore, the semantic search seeks to improve searching accuracy by understanding user intent and the contextual meaning of the terms used in the search.
This means that words simply fail to be words to become concepts (with a range of connotations that give a real sense) and this is where comes in disambiguation and the quid of the whole matter. For a human it is relatively easy to interpret the phrase “OMG, how smart you are!” Depending on the environment, situation and context, but for a robot (searcher) is not that easy: is it praising me? is insulting me ?, is it telling me yes or not? ?, are you hungry ?, are you thirsty ?, what I wanted to say is…
Mainly due to the large number of synonyms and multiple meanings that the language contains, its especially important to apply semantic search systems in search engines. Very roughly, this process of semantic search is basically divided into the following aspects:

  1. User interpret the question extracting the most relevant concepts of the sentence.
  2. Use this set of concepts to create a query and use it against ontology (formal definition of types, properties, and relationships between entities) system.
  3. Present the results to the user.

To run this, a searcher -Google for example- have to understand two fundamental concepts: intention and context. To do this we use method called Latent Semantic Indexing (LSI), whose key feature is its ability to extract the conceptual content of a document, establishing partnerships between those terms that occur in similar contexts, and identify relationships between the terms contained use in a document.
In addition, for some time now and increasingly insistently, Google has been offering incentives to developers of web pages to add a title, description, headings, long text, formatting and so on, to better position and, in turn, go “learning” about what exactly what is said on the web.
Joint projects of Google with Bing and Yahoo! as Schema.org (where Yandex also joined), intended to add tags on your pages in order to help search engines better understand web sites, that is, a code capable of providing semantics to HTML.
In this way, the search is becoming “wise”, “human” and “semantic” because these data we deliver consciously (and others perhaps not so consciously) is able to assimilate and understand. What kind of data we deliver unaware? There are many more than you think: Search History (global and user), user location, vocabulary, spelling, synonyms, variations …
Whenever we do a search, we paged or not, we click or not, look again or not … the search registers, study and learn to improve the next time you’re at that request and thus know how to act to provide a better result: more relevant, more effective and more “human”. “Search engines are not what people think but how people think: drive and response.” (Incidentally, if you liked this quote, I recommend a fantastic and intriguing film Alex Garland released a year ago, “Ex Machina“).
So, how do I do SEO semantic? Being more natural and more human. We repeated ad nauseam that Google gives increasing importance to natural content, quality and enriched. Thinking and anticipating the user questions to answer what is sought on the web. Writing good and fluid, with varying synonyms, plurals, conjugations, adjectives, related terms, etc. Logically and always focused to the user. Stay with two concepts:

  • Co-occurrence: close relationship of two or more terms in a unit of text.
  • Co-citation: when content makes a reference to a second and a third, the latter two are related to each other and also with the first.

With all this, it is clear that current search engines, led by Google, have not done more than scratching the surface of this vast field of semantic search, but it is also true that a scratch if it It leaves a scar deep enough, and they are many and varied efforts that are being putting in this regard. Moreover, the advantages and possibilities of this new generation of searcher engines are endless and exciting.
I leave you with a video explaining the Semantic Web and its applications by Metaweb (by the way, already acquired by Google in 2010).
https://www.youtube.com/watch?v=UJ6uM3RwVh0
It is so cool, isn´t it?[:]