Visita nuestro archivo

Blog-Whatsappeados

Un tema muy controvertido en los tiempos que acontecen: ¿hasta qué punto ha podido llegar a afectar el uso del WhatsApp en nuestras relaciones sociales, en nuestro modo de expresarnos, de comunicarnos?

Aún recuerdo aquellos finales de verano, en los que al llegar a la ciudad después de haber pasado 3 largos meses en el pueblo, recibías cartas de todo tipo. ¿Perdíamos inmediatez? sí, pero ganábamos en otras cosas, la manera de comunicarnos era mucho más elaborada, pensada concienzudamente, porque las palabras se quedaban impresas en papel. Ahora das al botón de “borrar”, y todo se esfuma. Llamadme nostálgica, pero hay días que echo de menos recibir una carta de una amiga perdida en países como Perú, de un amigo perdido en ciudades como Milwaukee o de gallegas danzando por tierras orensanas.

En fin… hablemos de lo bueno y malo del WhatsApp, esa sencilla aplicación que te permite hablar por mensaje escrito y de viva voz con gente en cualquier lugar y a cualquier hora, siempre que la Red de Redes esté disponible.

Lista de virtudes:

  • La inmediatez debe encabezar esta lista. Mandas un WhatsApp y en cuestión de minutos (si la persona a la que escribes no es un despiste de las tecnologías, madres y derivados) recibes respuesta.
  • La gratuidad de la misma. No pagar un céntimo por hablar en todo momento.
  • Es universal. WhatsApp está disponible para iPhone, para Android…y se utiliza en todo el mundo.
  • Fácil de utilizar, intuitivo.
  • El envío de información. Poder adjuntar fotos, vídeos, grabaciones de voz o compartir nuestra ubicación actual y contactos.

Black list:

  • Puedes volverte paranoico mirando el estado de línea de ciertas personas.
  • La falta de educación cuando estás en reuniones sociales y pasas constantemente de todo aislándote en tu móvil. Todos lo hemos hecho, sí.
  • Estás disponible las 24 horas del día para tu jefe.
  • Altas posibilidades de ser atropellado por un coche, bici, monopatín… cuando estamos escribiendo por el WhatsApp mientras caminamos por la calle.
  • Altas posibilidades de atropellar a una viejecita cuando estamos escribiendo por el WhatsApp mientras caminamos por la calle.
  • Altas posibilidades de comerte una farola cuando estamos escribiendo por el WhatsApp mientras caminamos por la calle.
  • El uso del WhatsApp conduciendo No!

  • Obsesión en si nuestros mensajes han sido o no leídos por el destinatario… el famoso doble check. Dejo este vídeo ilustrativo sobre el tema:

  • Y como final a esta lista, los grupos de WhatsApp, desde aquí mando un manifiesto a todos aquellos que tienen mucho tiempo libre y no paran de mandar vídeos y memes graciosos o entablar conversaciones personales que podrían hacerse de forma independiente al grupo, de vez en cuando está bien, pero como dijo un gran pensador llamado Aristóteles: “en el término medio reside la virtud”.

No sé si os pesa más la lista de pros o de contras, pero lo que está claro es que el móvil nos ha provocado algunos cambios psicológicos que han hecho que el individuo dependa patológicamente del uso del móvil.

¿Seríais capaces de no utilizar el WhatsApp durante una semana? Está claro que esta aplicación ha supuesto una revolución en la forma de comunicarnos, pero la verdadera pregunta que nos debemos hacer es, ¿avance o retroceso?.

Bueno, os dejo ya porque tengo varios WhatsApp que contestar!

(escribiendo…)

¡Esperamos tus comentarios!

comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR