Visita nuestro archivo

POST-PPA

“¿Twitter? Eso es tan 2008…”

Si más de una vez te has descubierto pronunciando esto y consideras que las redes sociales (al igual que la moda) se van quedando obsoletas, estás de enhorabuena: ha llegado una nueva red social de dimensiones mastodónticas (en sentido literal) que, según dicen, poco a poco está aplastando al pájaro azul. Así que si estás harto de los 140 caracteres (en los que ya no cuenta el contenido multimedia, recuerda) y quieres cambiar los tweets por los toots, sigue leyendo para enterarte de todo sobre esta red social.

1. Pero… ¿qué es mastodon.social?

Que no te asuste ese dominio (¡no todo iba a ser .com!). Mastodon es, en primer lugar, un software de red social libre y de código abierto. Es decir: cualquier persona puede ejecutar Mastodon desde diferentes sitios, lo que da lugar a diferentes espacios dedicados a diferentes temáticas aglutinados bajo un mismo nombre. Este conjunto de espacios o instancias se conoce como “fediverso” (suma de federal y universo). De este modo, pasamos de lo global a lo local gracias a diferentes personas crean diferentes espacios bajo el nombre de Mastodon, pero que están dedicados a diferentes temáticas, desde política hasta Juego de Tronos.

Captura de pantalla 2017-06-08 a las 11.35.42

2. Es decir, un twitter cambiado.

Mastodon es algo más que “un twitter cambiado”. Con una estética muy similar a Tweetdeck y al margen del fediverso y la posibilidad de que cualquier persona pueda ejecutar una nueva instancia, la característica principal es el límite de caracteres: no son 140, sino un total de 500. Además, los mensajes que envías dejan de ser tweets para pasar a ser toots. El timeline (tan criticado en Twitter por los continuos cambios que hacían) no sólo es cronológico, sino que también es completamente público. Queda por ver si más adelante, conforme esta red social vaya creciendo y evolucionando, se habilitará la posibilidad de perfiles privados.

Por otro lado, los creadores de Mastodon definen su diseño como “ético”: es decir, sin avisos publicitarios y sin -supuestamente- posibilidad de rastreo.

3. Código abierto… ¿eso supone un cambio en la política de uso?

Radicalmente. Tanto, que en la normativa de Mastodon se cita explícitamente la prohibición de molestar a otros usuarios, así como de la publicación de información privada de los mismos. Y no se andan con faroles, la penalización por incumplir esta normativa es, directamente, la deshabilitación de su perfil. Ello contrasta con las actuaciones de la red social de Jack Dorsey, cuyas actuaciones contra el ciberbullying han sido, cuanto menos, laxas.

Entre otros temas, en esta nueva red social están prohibidos los mensajes “racistas, sexistas, xenófobos o que inciten al nacionalismo violento, relacionados con pornografía infantil, relacionados con el Holocauso nazi o con la negación del mismo”. Por tanto, podemos decir que la red social del mastodonte se anota un tanto en cuanto a protección de usuarios, tratando de marcar distancia con el acoso y el número preocupante de trolls que hay en Twitter.

eJwVw2EKhiAMANC7eAC31Gx0G1GxwJq49evju3v04P3MM7vZzaE6ZAcop2SexYryTK3axtx6TeMUm_mCpJrycdVbBZYYo1sx-C8iegcuBNoWckSbX4OPhFCYS6923M38X9-IIjU.6VrqsP6oKiGijyvmBNXIzhLYoWE

4. Pero, ¿hay usuarios o es un perfecto desierto?

Como pasa con todo, depende. La clave está en escoger la instancia adecuada en el momento adecuado. Es posible que, entre las más de 400 instancias a escoger, hayas acabado en una que tiene poca actividad, y puede parecerte que hay pocos usuarios. Pero, en el conjunto total de Mastodon, podemos decir que sí que hay usuarios. Tanto es así que recientemente la instancia de mastodon.social (la genérica, por llamarla de algún modo) colapsó al alcanzar su límite máximo y tuvo cerrada la creación de nuevos perfiles durante varios días. Dicen los rumores que “con cada actualización de Twitter llega una nueva oleada de usuarios a Mastodon”. Independientemente de si es cierto o no, sí que es reseñable que el nacimiento de Mastodon se produjo cuando su creador, @Gargron, descubrió que el timeline de Twitter ya no era cronológico.

Actualmente, es un espacio en pleno crecimiento, y Twitter una red social cuyo crecimiento no sólo se ha estancado, sino que se ve ensombrecido por la inmensa cantidad de bots que hay. Todo ello, efectivamente, nos lleva a preguntarnos por el futuro de esta red social.

_95477936_capture-decran-2017-04-04-10-05-24-650x200

5. ¿Una opinión personal sobre Mastodon?

Personalmente, creo que últimamente está muy de moda practicar el tiro al pájaro azul. En todo el entorno virtual del social media y el marketing digital hay cierto deseo oculto de que Twitter fallezca. Si me tengo que mojar, diría que Twitter no está acabado aún (o al menos no lo está por el crecimiento de este nuevo espacio).

¿Por qué? Muy sencillo. Mastodon está recogiendo un número (elevado, todo sea dicho) de usuarios descontentos con Twitter. Pero existe todavía un número (también elevado) de usuarios que siguen atentos a Twitter y que, incluso, lo consideran como su red social principal (por encima de otras como Facebook). Mastodon sí que supone un escollo importante para Twitter (al igual que en su momento lo fue Snapchat en la captación de público joven). Lo que debería venir ahora es un proceso de reflexión de cada usuario (incluidas las marcas) para decidir en qué red social quieren estar. Y, sobre todo, lo que vendrá en un futuro es un número más amplio de diferentes redes sociales cada vez más específicas y especializadas.

Mientras tanto, mójate tú: ¿qué prefieres? ¿Tuitear o tootear?

¡Esperamos tus comentarios!

comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies