Visita nuestro archivo

peores momentos community manager

La vida no es un camino de rosas… y la vida de un Community Manager mucho menos. Aunque no nos podemos quejar mucho (desde hace unos años estamos en la cresta de la ola y casi todo el mundo habla de nosotros) es cierto también que en nuestro día a día recibimos más de un palo que nos deja tocados (o directamente KO). Ya que hace unos días hablamos de la parte buena, de los Momentazos de gloria de un Community Manager, hoy vamos a ver algunos momentos no tan buenos, ésos que te provocan verdaderos quebraderos de cabeza y que te llevan por el camino de la amargura.

Vamos allá: «Los peores momentos en la vida de un Community Manager»

  1. Equivocarte en dar una información: Sí, ya sabemos que hay que revisar una y mil veces la ortografía, las fechas, las horas, los precios…. pero hay veces que por más que miras, eres inmune a los fallos, no lo ves. En ocasiones nadie se entera pero en otras… :(
  2. Tener una crisis de reputación: con la primera te vienes abajo y piensas que no saldrás vivo, con la cuarta ya nadie puede contigo.
  3. Tener una crisis… en fin de semana: en esta no importa cuantas lleves a cuestas, es lo peor de peor. Y es que os voy a desvelar un secreto: los community manager también tenemos una vida fuera de la redes, no podemos (y no debemos) estar siempre conectados. Que un sábado se venga abajo la web en plena promoción… es una de las pesadillas que es mejor tener lejos.
  4. Que los usuarios te pregunten por algo ¡que has puesto en todas partes!: lo puedes poner en el copy, en la imagen, en el título… en todas partes, habrá gente que te pregunte por eso. Ármate de valor.
  5. Que un post muy trabajado pase sin pena ni gloria: La ley de Murphy lo llaman. Este mal sabor de boca puedes quitártelo con aquellos post que hiciste en 5 minutos y sin embargo tuvieron un éxito casi inexplicable.. 
  6. Que el hashtag que habías implantado se escriba mal: con esto no te queda otra que apechugar, la culpa es tuya por fliparte con un hashtag molón (y por ende, complicado)
  7. Que hagas un concurso o sorteo de la forma más legal y limpia… y se monte la marimorena: esto suele pasar el 99% de las veces. Increíble pero cierto. Ya puedes estar delante del notario más reputado del país, siempre alguien verá algo raro y  te pondrá a parir.
  8. Que el troll de turno aparezca en el peor momento (cuando estás al borde del colapso): Si, no es una leyenda urbana, los trolls existen y aparecen en los mejores momentos. La Ley de Murphy aparece de nuevo.
  9. Incongruencias en la analítica: las redes sociales y sus herramientas de analítica no son perfectas, muchas veces fallan más que una escopeta de feria. Lo difícil es cuando todo ese enjambre de datos sin sentido lo debes incluir en un informe y enviar a cliente…
  10. Que el cliente te pida un trending topic: sí, los clientes piden mucho más que informes pormenorizados de sus cuentas. A veces, con sus caras de “menuda idea he tenido”, te dicen que quieren un trending topic. Y tan anchos.
  11. Que cambien funcionalidades de un día para otro: si una cosa caracteriza a las redes sociales es su constante y diaria evolución. La mayoría de las veces está muy bien, pero en otras ocasiones tus atajos o características favoritas pueden llegar hasta desaparecer.
  12. Que tu familia y/o amigos se piensen que estas todo el día jugando en Facebook: esto es mejor tomártelo a risa, por más que lo intentes nadie te va a hacer caso.

Y tú, ¿tienes más momentos donde literalmente te tiras de los pelos? ¡Coméntanos!

¡Esperamos tus comentarios!

comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR