Visita nuestro archivo

Hootsuite

Muchos piensan que la vida del CM es un camino de rosas, buscando likes y RT publicando cosas graciosas como fotos de gatitos o “feliz viernes”.

Nada más lejos de la realidad. Aquí recogemos alguna de las dificultades a los que nos enfrentamos día día y no sólo en la oficina.

A veces es muy difícil explicar a los familiares de más edad a qué te dedicas cuando las redes sociales son parte de tu vida laboral. ¿Cómo explicar a aquellos que el Whatsapp les suena a chino, que tu trabajo consiste en crear contenidos atractivos y relacionados con el sector en el que actúa tu cliente e intentar generar engagement con los usuarios para conseguir que éstos vean a tu cliente como el más guay?

Si lo intentas se consigue, incluso son capaces de resumir las mejores cualidades que ha de tener un CM:

Pregunta: “¿Entonces tu buscas fotos y artículos y los pones en el Facebook ese para que las personas interesadas en la marca a la que representas se sientan identificadas y den a me gusta?”

Respuesta: Algo así…

Después de ese “algo así” te espera una hora de explicaciones en la que aclaras que ese contenido sigue una estrategia medida y optimizada diariamente y cuyo objetivo último es enganchar (ésta fue la traducción de mi padre cuando le expliqué someramente lo que era el “engagement” y me parece mucho más adecuada que su versión anglosajona).

P: Pero… ¿y cuando no encontráis nada que se pueda publicar?

R: Ahí es cuando entra en juego la creatividad y los conocimientos o la improvisación de cada CM. Muchas veces hay que jugársela, a veces se acierta y otras muchas no.

P: Entonces lo vuestro es una mezcla de estrategia, creatividad, conocimientos e improvisación.

R: Así es familia, para que veáis que al final la carrera sí me sirvió.

Pero ahí no acaba la cosa, ya que una vez que parece que los familiares que conocieron la tele con sólo dos canales han entendido tu profesión, toca aguantar a tus amigos y sus bromas como:

  • “Mira, al que le pagan por estar todo el día en Facebook y luego le mandas un privado y ni contesta”
  • “Oye mi hermana se casa la semana que viene y quiero hacer el hashtag #Claudia&Pepe4eva TT, ¿Cómo puedo hacerlo?”

Lo más triste es la soledad a la que a veces se enfrenta el CM en su día a día como por ejemplo:

  • Ir al zoo, ver un búho y decir “Mira como el de Hootsuite” y que nadie coja la broma.
  • Pasear por una tienda de bricolaje, leer “tablero” y acordarte de Pinterest.
  • Que cada mañana al poner el filtro del café hagas la típica broma de “pon el X- Pro II que sabe mejor”.
  • Que tus amigos te etiqueten en una foto y te digan encantados “¡Mira ya tiene 14 me gusta!” y tú en lugar de alegrarte le preguntes: ¿Pero es alcance orgánico o pagado?

Aunque a veces parezca que la vida del CM está más ligada a sus comunidades virtuales que a las reales, estoy seguro que todas estas experiencias van a convertirlos en verdaderos superhéroes capaces de enganchar a toda esa masa que vive en internet y que lo único que necesita es un “pastor” que les lleve a los mejores pastos, un guía que les diga cuál es el mejor camino para encontrar lo que realmente buscan.

¡Esperamos tus comentarios!

comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR