Visita nuestro archivo

Influencers-realidad-ficcion-instagram

Según el Estudio Anual de RRSS de IAB Spain en 2016, el 92% de los ciudadanos confían más en el contenido compartido por otras personas en sus redes sociales que en la publicidad convencional. Este dato refleja claramente que el mundo de la publicidad ha cambiado en los últimos años con el boom de las RRSS, y mucha culpa es de la aparición estelar de los influencers, pero ahora nos preguntamos ¿Publican productos porque realmente les gusta o lo hacen por dinero?

Que nos regimos por modas no es algo nuevo, pero las Redes Sociales ha potenciado esto aún más. La problemática viene que con la llegada de los influencers, las RRSS están dejando de ser sociales para volverse solo en comerciales, y lo más intrigante que no sabemos cuándo están haciendo publicidad a una marca y cuando no.

Mientras sea legal…

En Estados Unidos fueron pioneros en hacerse esta pregunta y ponerse serio con esta polémica, ya que la legislación estadounidense considera delito la promoción de productos o servicios remunerados en redes sociales, sin antes comunicar a sus seguidores que el post está promocionado. Por ello, los influencers estadounidenses si están obligados acompañar su post con hashtag como #ad (anuncio) o #sp (patrocinio) para librarse de verse la cara con los jueces, aunque no suelen hacerlo.

Mientras que en España lo más cercano a que este acto sea delictivo, lo recoge la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico en su artículo 20, que obliga a identificar las comunicaciones comerciales realizadas por vía electrónica con el nombre de quien lo realiza y si no lo hacen pueden acarrear multas de hasta 30.000 euros, y si se ponen más serios pueden ser denunciados por publicidad engañosa con un castigo con pena de prisión de 6 meses a 1 años o multa de 12 a 24 meses. Pero todavía no se conoce delito en nuestro país al respecto, vamos otro acto de ‘postureo’.

 

Todo gira en torno a los seguidores

El Estudio Anual de RRSS de IAB Spain también refleja que 1 de cada 3 usuarios han ido a la página de una marca en RRSS tras ver un anuncio en un medio o cuando ven un post en una red social mencionando algo de ella. Además, 1 de cada 4 entrevistados les inspira confianza que la marca esté presente en redes sociales.

Las marcas no son tontas y tienen en cuenta muchos factores a la hora de elegir a una persona para que suba un post, tuit o foto en sus redes sociales con alguno de sus productos como: su profesión, tipo de público al que va dirigido y sobre todo el número de seguidores.

El problema está que los usuarios quieren saber si cuando Paula Echevarría sube unas fotos con unos tacones es porque le han encantado y quiere enseñar a sus más de 1,7 millones de seguidores en Instagram como le quedan o es que lo hace porque la marca le ha pagado sus 3.000 euros por publicar una foto con ellos, esta suele ser la cifra que se mueve por un post en Instagram entre las grandes celebrities españolas.

Aida Domenech, más conocida como Dulceida, es quizás la influencer más importante en España con casi 2 millones de seguidores en Instagram, los rumores cuentan que puede cobrar unos 3.000 euros por publicar fotos en un evento de moda, 4.000 por patrocinar cualquier evento por redes sociales y unos 6.000 euros por realizar en una convocatoria. Paula-echevarria-dulceida-influencers Pero esto no solo va relacionado con la moda, el mundo del fútbol también está implicado desde Piqué presentando el nacimiento de su hijo Milán en Twitter con una fotografía de los pies del bebé con unas Nike (marca que le patrocina). Aunque uno de los casos más llamativos en los últimos meses fue con la marca Land Rover que eligió al Cholo Simeone e Iker Casillas para que publicaran en cuestión de semanas de diferencia una foto de ellos al lado del Range Rover Sport posando muy “natural” con su nuevo coche. casillas-simeone-range-rover-influencer  

Instagram, territorio fetiche de las influencers

  Hay un silencio sepulcral sobre lo que cobran los influencers por cada inserción publicitaria en sus respectivas redes sociales. Pero Chiara Di Lago, una experta en marketing digital, se aventuró a publicar una tabla de tarifas que los anunciantes pagan de media a los influencers en función de los seguidores que tiene. Aunque no se atreve a decir que pueden cobrar aquellos que superan el millón de followers: imagen_1_chiara_di_lago Además, esta tabla refleja que no hace falta salir en televisión para ser influencer, de hecho, suelen ser gente anónima que se han hecho famosos gracias al buen uso de las redes sociales, y esa es la razón por la que se han convertido en creadores de tendencias. Lo que una cosa está clara que Instagram es la red social favorita para los influencers, de hecho, es esta red social la que más crece, en solo cuatro meses ha sumado más de 100 millones de usuarios, y alcanza ya los 700 millones de usuarios activos mensuales en todo el mundo. La compra de Facebook y la incorporación de funciones de Snapchat han sido claves para ser la red social de moda entre las celebrities.    

¿Quién es la reina de Instagram?

  Si hablamos de la santísima trinidad de Instagram, hay que hablar de Selena Gomez (121 millones de seguidores), Ariana Grande (107 millones) y Beyonce (102 millones). Las tres cantantes norteamericanas arrasan en esta red social que cada día gana más adeptos. Pero si hay que elegir la más influyente entre las tres esa es Beyonce, aunque no sea la líder en followers. Así lo dice la empresa de análisis de medios sociales, D’Mario Analytics, que basándose en el número de seguidores, el alcance de sus entradas y el compromiso y número de clicks obtenidos llegaron a la conclusión que la autora de “Single Ladies” es la persona más influyente de Instagram. Según estimaciones realizadas por esta empresa, cada publicación de la cantante está valorada en un millón de dólares, esta cantidad puede variar en función de la expectación que genere debido a la poca frecuencia con la que comparte nuevo contenido. De hecho, Beyonce tiene el récord de publicación con más ‘me gustas’ en la historia de esta red social, cuando publico una foto de su embarazo donde superó los 11 millones.

Lo que está claro que los influencers no es una moda de un día, y viene para quedarse y habrá que ir considerando esto como un oficio, lo único que seguiremos con la duda si esa foto que publican es porque quieren compartir sus gustos con sus seguidores o el dinero hace que pulse el botón de publicar, y por lo que parece nadie nos responderá a la pregunta de si los influencers son ¿realidad o ficción?

¡Esperamos tus comentarios!

comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies