Visita nuestro archivo

POST-BLOG

Nos hemos cansado de leer extensos artículos sobre las características, aptitudes y habilidades que tiene que tener un profesional del Social Media, pero lo cierto es que no se trata de obligación, todo depende de la actitud. Cada marca exige una actitud diferente, pues hay que analizar su público, el producto en sí y, en definitiva, debemos conocer cuál la esencia de éste.

No es fácil crear una receta exitosa de Social Media, pero si tenemos en cuenta una serie de cualidades que os vamos a enumerar por cada letra del abecedario, los comensales (en este caso usuarios y/o consumidores) podrán degustar el auténtico sabor que tienen las marcas y conseguir así fidelizarlos.

¿Quieres conocer el verdadero abecedario del Social Media? ¡Toma nota!

A – Autenticidad

¡Que no te quepa duda! Tanto si eres una marca como un influencer, lo importante es que muestres autenticidad y no una pose. ¡La audiencia lo huele de lejos! Por lo tanto, sé tú mismo y pon pasión en lo que publicas.

B – Brand voice (el tono)

Conseguir transmitir con el tono adecuado no es nada fácil. Muchas son las marcas que han optado por adoptar un estilo “gracioso” en sus comunicaciones, pero ojo, esto no funciona siempre. Para evitar tener una visible crisis de identidad, lo primero de todo es determinar el tono de tu marca. Apunta algunas palabras que sean representativas de tu marca y crea una persona; por ejemplo, cómo te gustaría que fuera el embajador de tu marca de ensueño. Asegúrate de mantenerte en ese personaje cuando te comuniques con tu audiencia a la hora de publicar contenidos a través de las diferentes redes sociales.

C – Coherencia

Para conseguir tener coherencia en todos los movimientos que haga tu marca, debes hacer lo mejor para ‘enganchar’ a tu audiencia con el tono. La clave es mantener el mismo nivel de calidad y cantidad del contenido que estás publicando.

D – Dedicación

Roma no se hizo en un día. Si quieres construir una comunidad fiel a tu marca, tienes que tener en cuenta que Internet no duerme (el Social Media abre las 24 horas del día). El contenido y las conversaciones están continuamente bombeando la red. Asegúrate de dedicarle tiempo y esfuerzo en analizar lo que te has perdido mientras estabas desconectado.

E – Engagement

Los profesionales del sector nos cansamos inagotablemente de utilizar este término, pero es una realidad tan grande como un templo. Si estás buscando crear embajadores de marca más que simples seguidores (calidad en lugar de cantnidad), que es lo más recomendable, hay que comunicarse activamente con ellos. Todos sabemos que, en cualquier relación, la comunicación es primordial, ¿verdad? Entonces, no dejes que tus seguidores pierdan interés, ¡engancha! Y hazlo con contenido atractivo que les pueda resultar útil. El marketing de contenidos dentro de una estrategia de Inbound Marketing pueden ser nuestros grandes aliados.

F – Fun (diversión)

Mantente ágil y al mismo tiempo, disfruta de cada minuto entre los diversos canales sociales que tienes a tu disposición, las personas con las que te conectas y las improvisadas tendencias que aparecen.

G – Goals (objetivos)

Establece objetivos específicos en los diferentes canales para que sepas exactamente hacia donde está enfocado tu trabajo. Reúne datos semanales y ejecuta tu estrategia creando contenidos basado en las estadísticas que has obtenido.

H – Humor

Si bien hemos dicho que el humor no siempre puede ser la mejor compañía para tu marca, nunca está de más darle personalidad a tu presencia online. La clave es evitar las “respuestas robot”. Ten vía libre para usar emojis cuando la situación lo requiera (un post o una respuesta a un comentario divertido), pues ‘engancharás’ más a tu audiencia que si muestras siempre un tono serio y mecánico.

I – Influencers

No es que sea una moda, es que realmente ayudan. Por tanto, alíate con influencers que te ayuden a promocionar tu marca. Eso sí, asegúrate de que tu producto está bien alineado con la audiencia de tu influencer. De otra forma, corres el riesgo de parecer poco auténtico. Si te está pasando esto último, echamos la vista atrás en este mismo post y nos situamos en la letra A. 😉

J – Juicio

Es algo básico, pero nunca está de más recordarlo. Ten juicio a la hora de tomar decisiones para publicar y generar engagement. Siempre habrá hashtags que serán tendencia, pero eso no significa que debes usar cada uno de ellos en un mismo contenido (o generar contenido para todos ellos). A menos que pienses en algo creativo que no pueda asustar a tu audiencia, mantente alejado de las tendencias que no estén alineadas con tu marca.

K – Keywords (búsqueda de palabras claves)

¡Sorpresa, sorpresa! Las palabras clave no es uso exclusivo del SEO. La audiencia varía según los canales sociales de comunicación que elijas, por eso recomendamos hacer una búsqueda intensiva de palabras clave para cada uno de ellos. Eso te ayudará también a crear los contenidos adecuados.

dreamstime_xl_46709110-1024x671

L – Listening (escucha)

Ya lo hemos visto aquí. Escuchar a tu audiencia en todo momento es vital para conocer sus intereses y acercarte a ella para fidelizarla. Hay muchas herramientas que te ayudarán a monitorizar la red y participar en conversaciones. Eso sí, hazlo de una manera espontánea y fluida. Tu recompensa será el Brand awareness, que es cuando un consumidor puede identificar, asociar o recordar una marca o varios aspectos de ella.

M – Managing (control)

Algo que todos los profesionales del sector temen: ¡controlar todo! A veces, el Social Media puede ser un auténtico juego de malabares: crear contenidos, programar, monitorizar, generar engagement y vuelta a empezar. Pero hay infinidad de herramientas que te ayudarán a mantener un flujo de trabajo eficiente: Hootsuite, Tweetdeck, Buffer o Mentions. Busca la más adecuada para cada tarea y organízate.

N – Nicho de mercado

Estrecha el enfoque de tu marca encontrando el público objetivo adecuado. Es más fácil decirlo que hacerlo, pero uno de los errores que comenten muchas marcas es precisamente no sólo no conocer a su audiencia, sino no haber sabido especializarse. Como decía Joe Pulizzi: “Deja de escribir de todo. Encuentra tu nicho y luego busca un nicho más pequeño todavía”.

O – Optimización

Una imagen vale más que mil palabras, está claro. Por mucho que un texto pueda ser atractivo, si la imagen que le acompaña no está a la altura es un hecho que no va a tener el mismo impacto que si la imagen es realmente buena y está adaptada al formato adecuado (toma nota del tamaño de imágenes de cada red social). La optimización de la imagen realmente cuesta poco esfuerzo y marca la diferencia con respecto a la competencia. En lugar de compartir contenido de otras marcas, crea tu propio contenido ¡y ya verás que el buen engagement llegará!

ejemplo-optimizacion

P – Plan

Solamente tres palabras: calendario de contenidos. Mientras más organices y planees el contenido que vas a curar, más va a ser el tiempo que vas a tener para enfocarte en el engagement en tiempo real.

Q – Calidad / Cantidad

Los usuarios quieren ser los primeros en estar actualizados; la marca debe estar atenta a sus necesidades para crear contenidos rápidamente.

Más vale calidad que cantidad, sí. Apostar por calidad debe prevalecer sobre crear contenidos por el simple hecho de crearlos, pero si algo se caracterizan las redes sociales es por su inmediatez. Los usuarios lo saben y cuando se trata de eventos, quieren ser los primeros en estar actualizados. La marca debe estar atenta a sus necesidades para crear contenidos rápidamente, por lo que es aquí donde entra en juego el real-time marketing.

R – Respuesta

Si tienes presencia online, será el primer lugar al que los consumidores acudirán para buscar respuestas, quejarse o escribir su experiencia. Si tu marca es activa en Social Media y no respondes a tu audiencia, tu reputación online puede peligrar. De hecho, de una buena a una mala reputación tan solo hay un paso y en medio de los dos, una crisis online gana protagonismo. Eso tampoco lo queremos, ¿verdad? A los usuarios no les gusta sentirse ignorados ni desacreditados, por ello, responde de la forma oportuna para dar buena imagen.

S – Sharing (compartir)

No, la S no se contradice con la O en nuestro abecedario de Social Media. Aunque se prefiere crear contenido propio a compartirlo de otras cuentas, también se puede hacer esto último. De hecho, sin abusar, se debe compartir contenido generado por otros usuarios (UGC), no sólo porque es una tendencia cada vez más al alza, sino porque sentirse los protagonistas de tu marca es otra genial forma de generar engagement.

T – Trust (confianza)

¿Qué haría tu marca sin ella? Generar confianza en los consumidores es básico, pero ¿cómo lo conseguimos? Ofreciendo calidad y conociendo e interesándonos por nuestra comunidad. Hay que partir de la base de que el producto debe ser único y diferenciarse claramente de la competencia. A partir de ahí, usa tu peripecia para generar confianza con tus acciones tanto en la parte offline como en la online. Más vale dar la cara en una crisis que ocultarla (hecho que la podría potenciar todavía más).

U – Ubicuidad

La ubicuidad es la capacidad de estar presente en todas partes al mismo tiempo. Tu marca no tiene por qué comunicar en todos los canales sociales habidos y por haber, pues tener prsencia en una red social u otra dependerá de las características de la misma.

El foco de la estrategia debe estar en llegar a los objetivos que has establecido para tu marca, no sólo en conseguir viralidad.

No obstante, si tu marca pide a gritos tener un perfil social en la mayoría de las plataformas que conocemos (Facebook, Twitter, Instagram, LinkedIn, Snapchat o Google Plus), aprovecha para generar contenido adaptándolo a cada uno. Es un error duplicar contenidos, ya que genera sensación de dejadez. Además, así tampoco tendremos una buena reputación online.

V – Viralidad

Cuando se trata de publicar, todos tenemos el sueño de que nuestros contenidos se hagan virales. La presión de “convertirse en viral” debe estar presente, sí, pero sin pasarse. El foco de la estrategia debe estar en llegar a los objetivos que has establecido para tu marca. Además, en la actualidad, en muchas ocasiones desconocemos lo que puede hacerse viral o no, por lo que no debemos centrarnos en la viralidad como primer fin.

W – Work (Trabajo)

El éxito no llega por casualidad, trabájalo. Como hemos visto, busca, crea, planifica, monitoriza, analiza resultados y vuelve a crear. Si hay algo bueno que tiene el Social Media es que es totalmente medible gracias a las métricas y las herramientas de analítica, muchas de las cuáles son gratuitas.

Y – YOLO

You Only Live Once (solo se vive una vez). Y no, no sólo es el título de una conocida canción veraniega. Se puede hacer mucho ruido en el mundo del Social Media, por lo que no debes tener miedo a arriesgar. Arriesga y hazlo siempre con coherencia y con contenidos alienados a la filosofía de tu marca; ese riesgo podría llevarte a la viralidad, ¿por qué no? Ante todo, crea una estrategia y planifica.

– Zeal (fervor)

Deja que tu entusiasmo y pasión salgan a través del tono (brand’s voice). Una vez que hayas establecido uno y te sientas a gusto comunicando de esa forma, explótalo. Transmitir un estado de ánimo positivo también hace subir el engagement. Anima a tu audiencia en días claves como los comienzos de semana o la llegada de los viernes y hazlo con contenidos que tengan relación con el producto de tu marca. Sé original y creativo. Pero, ¡cuidado! Los enemigos de la creatividad están al acecho, ¡no te dejes vencer por ellos!

Y hasta aquí nuestro diccionario de Social Media. ¿Conoces más términos con cada una de las letras del abecedario? Si tienes alguna sugerencia, ¡ayúdanos a completarlo!

¡Esperamos tus comentarios!

comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies