Visita nuestro archivo

Convergencia entre dispositivos. Electrodomésticos inteligentes

Hace poco adquirí una de las llamadas Smart-TVs embelesado, en parte, más por por aquello de que ofrecía un suculento mercado de APPs y conexión a internet que por cualidades más propias de las televisiones modernas, como las pulgadas, el hoy tan de moda 3D o los hertzios de refresco.

Los televisores son, quizás, el próximo electrodoméstico que está destinado a convertirse en “inteligente”, y desde luego está claro que no será el último. Las actividades de ocio o trabajo doméstico cada vez son más online, y acciones como escuchar música, ver la televisión o incluso “pillar una birra” de la nevera serán actividades que, antes o después, tendrán una vinculación con internet, bajo el paraguas de que son “acciones sociales”, que podemos compartir con los demás.

El caso es que, tras utilizar un poco el sistema de la Smart TV, me di cuenta que de “Smart” tiene poco y que es una plataforma que tiene aún mucho por desarrollar, principalmente porque a mi juicio no han sabido resolver aspectos de usabilidad vitales, que bajo el paraguas de la convergencia han dejado en un segundo plano. Por ejemplo, los menús parecen propios de una app de cualquier tablet. Problema: las TVs de gama media y baja no son táctiles, con lo que la experiencia de navegación es a través del típico mando a distancia, por lo que las comparaciones son más que odiosas… pero es en la entrada de texto o navegación web donde la experiencia de uso es peor. ¿Cómo se puede poner una URL o un acceso a un servicio con user/pass con un mando que en el mejor de los casos emula el obsoleto sistema predictivo T9 de los teléfonos noventeros? En las gamas altas se implementa la idea extrapolada de las consolas de un “mando con el cuerpo”, una idea que facilita mucho las cosas y que, con el abaratamiento de las tecnologías, será el futuro.

En cualquier caso el concepto de las APPs y de los “markets” donde la gente pueda adquirir servicios y programas, bien de pago o con alguna solución freemium, es un mantra que se extiende como la pólvora y que en las TVs adquiere casi más sentido, con productos como Netflix o Spotify. Desarrollar una app para estos dispositivos es tan (o tan poco) costoso como una APP para un Smartphone o tablet, de hecho el SDK de estas televisiones puede ser en algunos casos un Android “preparado” por lo que elementos comunes como el HTML5 o JavaScript son igualmente utilizados. De hecho, negocios que pueden parecer poco afines a una TV como Domino’s Pizza o BBVA ya disponen de apps para las TVs de Samsung, que tienen “sospechosamente” un look muy similar a sus equivalentes para smartphone.

En conclusión, la convergencia entre dispositivos es positiva para la realización de aplicaciones con un objetivo mercantil o de marketing concreto, pero que para el usuario final,o se le garantiza una usabilidad absoluta que haga de la actividad que realice la app una experiencia de uso excepcional (cosa que con las tablet se ha conseguido), o de lo contrario los dispositivos inteligentes seguirán pareciéndonos un poco… “tontos”.

¡Esperamos tus comentarios!

comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR