Visita nuestro archivo

Blog-Tilo

Bien, estas aquí leyendo este artículo porque probablemente seas una persona inmersa en el emprendimiento o estás pronto a formar parte de ese difuso viaje y buscas diferentes perspectivas. Un nuevo enfoque a lo que estamos acostumbrados acerca de cómo conseguir los objetivos trazados de la empresa. Tal vez eres parte de un equipo y como tal te preguntas cómo podemos destacar de la competencia. O simplemente eres una persona curiosa, lo cual es muy necesario para obtener una ventaja frente a los demás.

Época de Oro

Empecemos por los que nos rodea. Eres parte de algo grande, de un mundo conectado. Múltiples dispositivos y una tecnología accesible está haciendo del diseño más valioso que nunca.  Entonces, ¿la tecnología es el futuro? Quizás es lo que avanza más rápido. Pero no es el elemento diferenciador que solía ser. Pensar que la tecnología es especial de por sí y que va a resolver nuestros problemas es un gran error. Ahora, ya no hay barreras ni excusas para las empresas. El factor dinero no puede limitar nuestros propósitos. Ahora las empresas pueden operar alojadas en un dominio simple “.com” y construirse bajo líneas de código. Ya no es necesario un lugar físico y tangible. Pues el software se está comiendo el mundo y es ahí donde el diseño juega un papel fundamental. No es por nada que en los últimos años empresas que revolucionan el modelo de hacer negocios empezaron con emprendedores que son diseñadores o tienen cierto bagaje de diseño, empresas como Pinterest, Airbnb, Flickr, Wunderlist, Kickstarter, Square, Etsy, Youtube, Slideshare, Tumblr, Vimeo y muchos más. Se trata de un nuevo fenómeno.  El diseño se ha vuelto el nuevo lenguaje de las empresas.

Pero hay que tener en claro lo siguiente con el término “nuevo”. Se trata de un nuevo enfoque, no hay mayor ciencia que eso,  porque el diseño forma parte de nuestros orígenes. Recordemos nuestras clases de historia.  Hace miles de años atrás, los cavernícolas representaban lo que veían a su alrededor a través de pinturas en las cavernas. Ellos buscaban comunicar un mensaje. ¿Los primeros diseñadores? Tal vez. Esto es algo elemental, sencillo, incluso, pero todo lo que el ser humano utiliza para realizar sus actividades y facilitarse la vida, fue en pocas palabras, diseñado. Así, el diseño siempre ha formado parte de nosotros.

Paul Rand, uno de los diseñadores más influyentes de occidente lo resume así de fácil: “Todo es diseño, todo.” Y si hablamos de Rand, tenemos que mencionar a un personaje afamado con el cual trabajó: Steve Jobs. Dentro de las frases de Jobs sobre el  diseño destaco la siguiente: “La mayoría de las personas piensan que el diseño es una capa, una simple decoración. Para mí, nada es más importante en el futuro que el diseño. El diseño es el alma de todo lo creado por el hombre.

Un nuevo enfoque

Y todo esto, este nuevo enfoque que yace en nosotros, se desemboca y resume en un grupo que solemos olvidar: las personas. Jobs era consciente de esto. Puso todo su esfuerzo en la creación de productos basados en la conexión con las personas, a través de la experiencia al usar dichos productos. En esa línea,  entender la forma de cómo se construyen los productos exitosos es una ventaja competitiva para todas las empresas.

Es así que las empresas están empezando de darse cuenta de la importancia de centrar sus productos y experiencias alrededor del usuario. Esta experiencia que vive el usuario, que al final y al cabo es  el cliente que da la existencia a la empresa, se ha convertido en uno de los mayores diferenciadores para destacar y alcanzar los objetivos de negocio. Si eres capaz de crear una increíble experiencia vas ayudar a crecer tu negocio.

Como dice Scott Hurff: “El código detrás del software es fácil de copiar. Una gran experiencia, no.” Los ingenieros  piensan acerca de sistemas y funcionalidades, los diseñadores tienen que pensar en las personas, en los componentes emocionales que deben despertar.

No se trata de hacer algo bonito o sofisticado. No es solo hacer algo que sea fácil de usar. Es acerca de crear algo que esté bien y acorde con el usuario al entender completamente cómo se siente, cómo piensa, qué es lo que quiere. Pero sobretodo, qué es lo que realmente necesita.

Simon Sinek plantea algo que es muy cierto: “Si no entiende a las personas, no entiende de negocios.”

¡Esperamos tus comentarios!

comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies