Visita nuestro archivo

analitica de datos

Una de las herramientas vitales del e-commerce es la capacidad de obtener datos sobre el comportamiento de los usuarios: cuánto dura un proceso de compra, qué miran más los clientes antes de comprar o qué provoca el abandono del carrito de la compra. La digitalización del sector consumo y el cambio en los hábitos de compra ha revolucionado la relación cliente-tienda, el cliente tiene ahora mayor poder pero los negocios conocen mucho mejor al usuario.

Y esto mismo en las tiendas físicas… Imposible, ¿verdad?

Pues en verdad no. La necesidad del sector por reinventarse para no perder a los clientes ha forzado a que las tiendas se preocupen por dar algo diferente al usuario ¿El qué? Ofrecer experiencias, ¿y cómo se puede lograr? Conociendo al cliente y dándole lo que necesita. Y aquí entra en juego la analítica de datos en retail.

¿Cómo usar la analítica de datos en el sector retail?

La analítica en tienda física no es nueva, ya existen procesos tecnológicos como el footfall, un sistema que recoge información como el conteo de clientes, las zonas calientes y frías, el impacto de las promociones, etc, los mapas de calor o los famosos beacons, unos pequeños dispositivos que mediante bluetooth permiten a las tiendas conectar con los smartphones de los usuarios y de esta forma ofrecerles información o promociones personalizadas.

También conocemos casos prácticos como la tienda física de Amazon donde el personal de tienda es mínimo y todo el proceso de compra es registrado a través de un sistema de cámaras que controla lo que llevas en la cesta y que después te cobra sin tener que dar un buenos días.

Esto puede parecer simple y poco novedoso, pero el futuro del retail pasa por el desarrollo y profesionalización de estas tecnologías. Según Gartner, la Inteligencia Artificial, los asistentes de voz inteligentes y las soluciones omnicanal serán las herramientas que dominen las tiendas del futuro. Aquellos que no se adapten, no sobrevivirán.

Analítica de datos en retail: ejemplos de uso

La tienda del futuro

La introducción de herramientas como la cartelería digital, que integran sensores de visión o análisis Wi-Fi con soluciones basadas en la inteligencia artificial, permitirán recolectar y analizar un gran flujo de datos agregados sobre los clientes en la tienda, en tiempo real, de manera anónima y respetando su privacidad. El cliente en el mismo proceso de compra tendrá un trato personalizado y obtendrá el contenido más adecuado para él.

Otra herramienta que ayudará tanto a los clientes como al propio equipo de la tienda serán los asistentes de voz inteligentes o chatbots. Esta tecnología, que ya está comenzando a verse en algunos establecimientos, se sirve de la cartelería digital para interactuar con los clientes. Además, equipados con IA, los asistentes virtuales son capaces de actuar conforme a las peticiones del cliente, ofreciendo información adicional o mostrándole dónde está lo que busca en tiempo real y con precisión.

Y por último, como no, la importancia del smartphone. No nos podemos olvidar de que el principal promotor del cambio en los procesos de compra ha sido el poder estar conectado en todo momento y en cualquier sitio. La interacción móvil, o mobile engagement, ha dado lugar a un nuevo concepto de comercio que predominará en el futuro: el m-Commerce. Según Software Advice, el futuro del comercio se caracterizará por la interacción del cliente con su smartphone, asegurando que más del 77% de los clientes de entre 18 y 44 años usan el móvil para buscar servicios más de una vez al mes. Esto ha generado la necesidad de un modelo omnicanal que diluya la división entre el mundo online y offline, por lo que los establecimientos del futuro incorporarán herramientas que permitan comunicarse con los smartphones de los clientes.

Las tiendas físicas, aunque muchas veces pensamos y decimos lo contrario, no desaparecerán. Como dice Jaume Portell, CEO de Beabloo, Tocar, oler, hablar, interactuar… El retail físico siempre estará más cerca del cliente que el online. Esto no quiere decir que sea mejor, sino que ofrece una serie de experiencias que el cliente valora”.

Si grandes empresas del ecommerce como Amazon, Aliba o AliExpress están invirtiendo grandes cantidades de dinero en crear tiendas físicas, es que hay algo que no pueden conseguir con sus negocios online, ¿no?

¡Esperamos tus comentarios!

comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies